Opinión: Casual, Hardcore y una Escala de Grises

En una de nuestras Terapias de Grupo del podcast debatíamos sobre la diferencia entre juegos casual y juegos hardcore. Si no me equivoco, cada uno defendía su propio criterio y clasificación, y el asunto no quedaba resuelto. Con esta entrada pretendo arrojar un poco de luz sobre el tema, o bien fomentar aún más el debate, lo que se os ofrezca.

Se suele identificar un juego casual con un tipo de juego “blando” y “colorista”, y uno hardcore con todo lo contrario. Sin embargo, creo que esta clasificación se queda corta, y es necesario adoptar otro criterio para marcar la línea divisoria, uno que vaya más allá del tipo de gráficos, la mecánica de juego o la dificultad: el nivel de exigencia.

Cooking Mama HarDCORE!!!

Más terrorífico que el Amnesia. Si eso no es ser hardcore…

El nivel de exigencia no debe confundirse con la dificultad, aunque los términos puedan solaparse un poco. La dificultad es lo arduo que se hace el pasarse un juego, o un nivel de un juego, mientras que el nivel de exigencia es la cantidad de atención que el juego demanda del jugador. Cuanto mayor sea el nivel de exigencia, más hardcore será el juego. Estamos de acuerdo en que ambos términos exigen una cierta cantidad de atención, pero se trata, en cada caso, y por lo general, de un tipo de atención diferente. Una diferencia fundamental es que la dificultad exige cálculo y precisión, pero el nivel de exigencia no.

El nivel de exigencia se refiere a hasta qué punto tiene el jugador que poner los cinco sentidos en el juego para empaparse bien de él, desde el diseño artístico hasta la historia, si la tiene. Esto significa que el nivel de exigencia no son dos puntos opuestos, no es algo blanco o negro, sino una escala intermedia, por lo que se debe crear una categoría que caiga entre los términos casual y hardcore. En esta entrada usaremos el prefijo “semi” para referirnos a esos puntos intermedios.

Vamos con un ejemplo: Deus Ex: Human Revolution. Al margen de si es una obra maestra o no (que lo es), parémonos a pensar en su nivel de exigencia. Es un juegazo, y a prácticamente todo buen gamer que se precie debería encantarle, pero, por lo general, ¿qué ocurre cuando empiezas a jugarlo? Que se te hace pesado. Es lento, y hay demasiada información que asimilar. En otras palabras: su nivel de exigencia es alto. Por tanto, estamos hablando de un juego hardcore. O, al menos, de un juego más hardcore que otros cuyo nivel de exigencia es menor. Pero aún hay más: a medida que avanza el juego, su nivel de exigencia disminuye, por dos razones: 1) nos hemos familiarizado con la historia y, sobre todo, con su trasfondo, y 2) el juego ya no nos obliga a informarnos ni a explorar, sino que nos ofrece total libertad de decisión. De esta forma, un juego que empezó siendo hardcore pasa a convertirse en semi-hardcore.

Deus Ex: Human Revolution

Mmmmmm, semi-hardcore…

Tomemos ahora un juego de fútbol como ejemplo. Elegid el que más os guste. ¿Lo tenéis? De acuerdo. Vamos a considerar de su nivel de exigencia. Nos encontramos con que un juego de fútbol tiene al menos dos niveles de exigencia: el bajo y el intermedio. El bajo es el típico partido amistoso que te echas para matar el tiempo o pasar el rato con tus amigos, mientras que el intermedio (lo llamo así porque no creo que se pueda considerar como un nivel alto) es el que se da cuando decides seguir el modo historia y ganarlo todo con tu equipo. En el caso del nivel de exigencia bajo estamos hablando de un tipo de juego casual, y en el caso del intermedio, de un tipo de juego semi-casual.

En resumen, no creo que la diferencia entre casual y hardcore sea tan clara como a veces queremos pensar, y pienso que una escala de grises podría ayudarnos a reconsiderar el asunto. ¿Qué nivel de exigencia tendrá vuestro próximo juego? ¿Cuánto os exige el que estáis jugando ahora?

CoD:MW3

¿Cascore? ¿Hardsual?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies